una palabra tuya bastará para sanarme…

…no, no hablo de Dios.

Hablo de tí.

Anuncios