odiosa.

Cuando me dicen que tengo baja autoestima, que tengo que aceptarme tal y como soy, que tengo que empezar a quererme… No tienen ni idea de dónde viene realmente el desprecio hacia mi persona, si lo supieran tal vez dejarían de insistirme constantemente.

Este odio va más allá de una negación que he sentido siempre hacia mi cuerpo; habiendo ido de la mano a la anorexia por la mayor parte de mi adolescencia.

Este odio va también más lejos del bochornoso fracaso que soy como artista, del cual ya ni quiero acordarme y me orilló a deshacerme de mis pinturas, pinceles y canvas para tratar de olvidar esa parte de mi vida.

Este odio tampoco viene de mi incompetencia en el mundo laboral de hoy en día, en el cual, claramente no le llego ni a los talones a una recepcionista, (sin ofender a las recepcionistas) a pesar de mis títulos universitarios y menciones honoríficas.

No.. esos odios no asemejan el mayor de todos.

El odio que más me pesa es el que nace del momento en que tú te fuiste. Pues fui yo la culpable de aburrirte, hartarte y alejarte. 

No, no hay nada que odie más de mí que el hecho de ser yo misma, la única causante de tu partida. Eso jamás voy a perdonarme ni jamás voy a dejar de reprocharme.

Así que guarden sus palabras de aliento, yo no tengo remedio. Mi auto-odio no saldrá de aquí corriendo.

Anuncios

te quiero contar algo que me dijeron…

La gente me dice que te olvide..  así de fácil; como si tuviera un botón en mi cabeza para borrarme la memoria; como si fuera algo que yo quisiera causarme.

Te imaginas? …yo? …olvidarte?

¿Cómo pueden pedirme que me olvide de lo mejor que me ha pasado en la vida? 

¿Acaso le piden a las madres que abandonen a sus hijos y se olviden d haberlos tenido?

No entiendo a la gente.

¿Cómo pueden pedirme eso?

Te imaginas?…yo? …olvidarte?

Me da risa tan sólo de pensar que eso sería posible.

vistazo al futuro.

Puedo ver a esa persona que quisiera ser.

La imagen es clara y precisa, hasta el color de su piel a lo lejos distingo.

Es mayor que yo pero no por mucho, y se ve como yo quisiera verme, se mueve ágilmente pero sin prisas, ríe mucho y hasta le sobran sonrisas; parece llevar una vida con la que yo he soñado siempre… pero no veo cómo es que ha logrado todo esto.

La miro y sé que soy yo en un futuro distante.. un futuro que tal vez nunca llegue si es que yo no descifro la clave. 

Pero, ¿qué pistas me faltan?, ¿por dónde empiezo a buscarlas?, ¿por cuál camino me inclino?, ¿cuándo sabré si a ella me acerco?

La miro y sé que soy yo en un futuro distante.. pero ¿cuánto me falta para ser ella en el presente?…. ¿cuánto?!

desconéctate.

Me encanta la cara que pone la gente cuando les digo que no tengo cuenta de Facebook. Pareciera que han visto una especie nueva en el planeta.

Y ya he dejado de publicar en Instagram… Snapchat y otras cosas ni me las mencionen que jamás saqué usuario de ellas.

Pronto me gustaría también dejar de utilizar el móvil. 

¿Será posible vivir hoy en día sin teléfono celular?

En este mundo lleno de gente viendo pantallas diminutas en vez de árboles, flores y atardeceres; gente que se sienta a tomar una copa pero habla más con los amigos que tiene en su teléfono que con el que tiene enfrente; gente que provoca accidentes de tráfico por ir husmeando en la vida de su ex en el Facebook en vez de poner atención al camino; gente narcisista, adicta a tomarse fotos de ellos mismos (selfies) con un propósito que aun desconozco, en lugar de disfrutar el momento y espacio de donde se encuentra… No, yo no quiero ser de esa gente.

Si antes podíamos vivir sin teléfono móvil, ¿por qué no ahora?

¿Se puede?

¿Podré hacerlo?