quotes I like.

​”I am someone who did not die when I should have died”

-Anne Carson, from Grief Lessons: Four Plays by Euripides 

Anuncios

taTUajes.

Una vez me preguntaron que si por qué me había hecho tatuajes de otros y no de “él”…

Les dije que a él no me lo tatuaría en algo tan perecedero como la piel; pues ¿qué será de esa insignia cuando mi cuerpo se marchite y desintegre en las entrañas de la tierra?

Dejaría de existir rápidamente y eso no sería coherente con lo que siento por él.

No, a él no necesito tatuarmelo en mi piel cuando ya lo llevo tatuado en el alma…

A él me lo llevo hasta la otra vida en la que vuelva yo a nacer.

renacer.

Fantaseo mucho con la huida, una huida que me lleve a un terreno nuevo y remoto, donde nadie me conozca, donde yo nunca haya pisado y donde con suerte, ni si quiera pueda entender el idioma.

Sueño con ser esa chica que lo deja todo sin mirar atrás, sin avisarle a nadie y sin llevar más que una maleta con lo más básico que pueda necesitar.

Me imagino así, haciéndolo; despertándome un día como cualquier otro; haciendo creer a los que viven conmigo que me marcho al trabajo cuando en realidad me dirijo al aeropuerto a tomar el primer vuelo que salga hacia algún destino de mar.

Un día antes, me encargaría de eliminar mis cuentas de correo electrónico, redes sociales y además dejaría mi teléfono celular; no quisiera poder ser contactada por nadie, en especial mis papás; tal vez les escribiría una carta para que alguien se las hiciese llegar, pero sin dar detalles ni perdones ni explicaciones; sólo mencionándoles que me iba a marchar para no regresar. Se escuchará duro pero, quisiera que fuera como si no hubiera existido jamás.

Llenaría la maleta con ropa ligera, mis artículos personales de baño y tal vez un par de zapatos adicional al que llevara puesto al salir; probablemente mis Vans. Una bolsa de mano con mi billetera, medicinas, un par de manzanas, bananas ó nueces de snacks y listo, no necesito más.

Me encanta la idea de ser capaz de salir a lo desconocido y comenzar desde cero en un entorno nuevo; sin dejar nada atrás y sin objetivos por alcanzar; sin planes, sin miedos, sin limitaciones, simplemente viajar y llegar a donde tenga que llegar para encontrarme en paz. Y no sólo eso, sino encontrarme a mí misma en esa paz.

Sería como volver a nacer; volver a nacer sola, sin ayuda, sin presiones, sin reglas, sin guía y sin saber qué hacer.

Me pregunto si me atrevería… Me pregunto cuándo me atreveré a hacerlo cada día.

falsa epifanía.

Y justo hace dos días, muy temprano le dije a una amiga que había tenido una epifanía; que había recordado un evento en el que él no fue sincero y yo, en aquél tiempo, siendo una ilusa cegada no quise creerlo y decidí darlo por incierto. Le dije que hoy finalmente reconocía la calumnia que había hecho y que por lo tanto había pasado de la nube alta en la que lo albergaba hasta la más despreciable y sucia cueva del subsuelo.

Creí que había abierto los ojos, que por fin realmente aceptaba lo que todos decían a cerca de él cuando me advertían que a otro lado mirara. Honestamente pensé que la prueba ya estaba superada.

Pero la vida continúa con la tortura; pues justo hoy te vi con ella y me di cuenta de que nada era cierto; mi mente quería creerlo pero mi corazón ha ganado de nuevo.

Aun te extraño.

Aun te tengo en lo más alto.

Aun dejaría pasar tus mentiras.

Aun te amo.