sirena.

Si veo que vienes por ahí, yo me iré para allá.

Si veo que sales de allá, nadaré hacia acullá.

Así soy cuando quiero a alguien, no te ofendas; pero es que me gustas demasiado como para atreverme a quedarme.

Tanto que hasta me aterra, prefiero alejarme de ti, de ellos, de todos; no importa qué tan fuerte sea la corriente, estoy segura de que será más sencillo nadarla que enamorarme de nuevo.

Anuncios

Pirámide de las necesidades de Fernando.

Soy lo que necesitas pero no lo que quieres…

Prefieres satisfacerte con lo que deseas banalmente en lugar de elegir lo que realmente precisas.

Lo sé, entiendo que a veces un helado es más apetitoso que un apio; y que una motocicleta te atrae más que un modesto auto… pero me necesitas y no quieres aceptarlo. 

Por eso regresas a mí de tanto en tanto; requieres de mí cuando te llega el llanto, la angustia, la verdadera sed o la urgencia de un sincero abrazo.

Reconozco que no vengo en el mejor de los empaques, que no soy objeto de deseo comparado a lo que acostumbras; pero entonces ¿por qué es que siempre vuelves por una dosis de mí que en ninguna otra encuentras?

Me necesitas y no quieres aceptarlo.

Quisiera entender por qué te niegas.

Quisiera hacerte ver que las necesidades básicas son más importantes que los deseos que van y vienen y de los cuáles luego te cansas. 

Quisiera… quisiera entonces ser un objeto de deseo en lugar de una necesidad básica.

Hazme el milagro cafecito, te lo ruego.

Esas veces que le ruegas al café que te devuelva a la realidad para dejar atrás un sueño terrible.

Esas veces que le ruegas al café que te devuelva a la realidad para dejar atrás un sueño increíble que sabes que jamás podrá ser.

Hoy le ruego por ambas causas; pues es terrible soñar cosas increíbles contigo cuando en vida nunca podré tenerte. 

como me veo, no me verás.

No quiero que me veas, sólo que me hables.

Usa tu boca y tus oídos pero no tus ojos ni tu tacto.

No quiero, me aterra.

Hace años que no nos vemos.

Hace años que no me veo como cuando nos conocimos.

Prefiero que te quedes con aquel bello recuerdo… pues no soportaría ver tu cara de decepción en el reencuentro.

Escríbeme, 

Llámame,

…pero no vengas a buscarme.

De mi no te libras.

Lo siento porque no eres él..

Lo siento por caer falsamente a tus pies..

Lo siento por darte a entender que sí cuando no y que no cuando sí..

Lo siento por buscarte cuando ando aburrita..

Lo siento por usarte como distracción..

Lo siento por hacerte cumplir mis caprichos..

Lo siento por darte esperanzas de un futuro que jamás llegará a ser..

Lo siento por convertirte en mi segunda opción..

Lo siento por no corresponderte..

Lo siento porque aun así no te pueda dejar ir.